Para el gusto se hicieron las revistas

Bien, estás en la junta con los papás de tus alumnos adolescentes. Desarrollas la importancia de la lectura, de que los chicos dejen un poco el internet y se metan más en los libros. Se te ocurre rememorar la famosa frase que publicara la librería Gandhi en sus espectaculares: Más book y menos face.  No serás muy original, pero los papás asienten, comprenden la importancia de la lectura, prometen atiborrar el cuarto adolescente de los mejores escritores latinoamericanos y hasta aquí, todo muy bien.  La realidad es que los chicos no toman los libros ni por equivocación, adoran sus redes sociales, escriben fatal en ellas y practican con religiosidad el copy-paste del Rincón del Vago para sus reportes de lectura. Si eres profesor de Español, te preguntarás cómo es que los países de Europa del Norte desarrollan niveles tan altos de lectura si también tienen Facebook.

Más book, menos "Face"

La intención es que los jóvenes se vean seducidos por la lectura, no obligados. El problema de dejar a leer El lazarillo de Tormes como lectura obligatoria (y hago énfasis en lo de obligatoria) es que tendrás tres o cuatro chicos encantados con la historia del chicuelo que va de aventura en aventura en español antiguo, pero tendrás (de un grupo de treinta) a 27 chicos buscando en Internet un resumen que parezca hecho por ellos para que te creas que lo leyeron. Si lo que buscas es que lean la historia como sea,hay incluso métodos mejores para lograrlo que obligar al grupo a comprar el mismo libro. Una de ellas podría ser dar a leer a cada chico una parte de la historia y hacer una puesta en común de cada capítulo, hacer supuestos sobre lo que pasará en el siguiente y mantener al grupo en vilo sobre lo que sucederá en la historia. Eso sí, hay que dedicar demasiado tiempo a ello.

Un gran libro, que a veces no es recibido con entusiasmo

Una recomendación personal es acercar las revistas a los adolescentes. La revista ha sido generalmente satanizada. Claro, si nuestra idea de esta publicación son TVNotas y TVNovelas, o las fanzines para chicas del estilo Pop, Tú, Seventeen o demás, está claro que las evitaremos como una plaga. Pero existen publicaciones que implican placer como lector. Es cuestión de buscar y encontrar el gusto del chico por el fútbol, por ejemplo, y presentarle revistas como Récord y Fútbol total que tienen artículos interesantes, bien escritos y formulados, además de un buen diseño editorial. Si lo que les gusta es la ciencia, pero con tópicos novedosos, presentémosles Muy Interesante, en donde encontrarán artículos que les permitan saber más sobre tecnología, naturaleza y curiosidades humanas y que les aportará material para mejorar sus pláticas del tipo: “¿Sabían que cada año cambiamos todos los átomos de nuestro cuerpo?”. Otra gran revista aliada de los maestros de Lengua y Español es Algarabía, publicación que intenta salirse de la estrategia de las notas de corazón para mostrarnos textos que combinan humor con inteligentes notas sobre el origen de las palabras, por ejemplo. Además, revistas hay para casi cualquier tema: historia, deportes, equitación, videojuegos, viajes, moda, cultura, perros, gatos e incluso política (tengo un alumno que compra con asiduidad Proceso y Contenido porque sueña con ser gobernador).

Los artículos de la revista son además, fáciles de leer. La mayoría sólo toman algunos minutos de lectura y  en algunos casos, lograrán que el chico busque otras fuentes para profundizar en el tema. Las imágenes y fotografías que acompañan a los reportajes (e incluso cuando únicamente se lean los pies de fotos e infografías) nos ayudan a que el joven tome conciencia de la presentación adecuada de trabajos de

¿Has observado cuántos chicos están en la sección de revistas de los autoservicios?

investigación. Podemos incluso hacer una colección de infografías para analizarlas y reafirmar con ello el análisis de textos no lineales o buscar reportajes sobre casos científicos o sociales para ilustrar sobre su estructura y contenido.

En fin, la intención sería involucrar a otros materiales dentro del aula que estimulen la lectura, que le den significación y sentido. No sabemos si un día, un joven que lee Algarabíase convierta en escritor, en cineasta, guionista o científico. O simplemente, en una persona más inteligente y libre.

Portada del mes de Abril

Algarabía, una revista divertida y ágil para favorecer lectura en los adolescentes

Hello world!

Una de las profesiones más encantadoras pero también más exigentes es la de profesor. Ser el encargado de un grupo de 15 a 35 alumnos por 45 minutos o por un periodo de 6 horas al día puede agotar hasta al más entusiasta. Sin embargo, también es cierto que esta profesión lleva su encanto a cuestas y tanto es así que, a pesar de que se conoce la paga exigua, el poco reconocimiento e incluso, hoy día, la constante exigencia de la sociedad y los padres de familia, existe un gran número de personas que se deciden al “arte” de enseñar. Si bien es cierto que no son todos los que están ni están todos los que son, la docencia tiene personas de gran valía y la importante misión de transmitir más que conocimientos, actitudes.

Mis alumnos de Segundo de Secundaria frente a correos. La oficina ya está cerrada aunque el programa dice que deben hacer una carta postal. A veces hay que flexibilizar los contenidos

La intención de este blog es compartir momentos y pensamientos que nos enriquecen como ejes de ese cambio. Salud, profesores, porque una de las cosas que más se disfruta es compartir esos momentos comunes.